Potencia Contratada. Conceptos básicos.

Todo lo que necesitas saber sobre la potencia contratada

Si hay un término que automáticamente asociamos con la electricidad es la potencia. Este concepto aparece en nuestra factura, alimenta nuestro consumo y es responsable de nuestro gasto eléctrico mensual. Pero, ¿sabemos realmente qué es la potencia eléctrica?

Hoy nos proponemos explicar qué es la potencia, el ICP, la monofásica, la trifásica… Sí, todos esos ‘palabros’ que has escuchado alguna vez al hablar de electricidad y facturas de la luz quedarán aclarados en este post.

¿Qué es la potencia?

El diccionario de la Real Academia Española define potencia como la “cantidad de energía producida o consumida por unidad de tiempo”. La potencia eléctrica se mide en kilovatios (kW) y es la “fuerza” que nos permite tener varios dispositivos eléctricos funcionando a la vez. Según la cantidad de potencia contratada podrás tener más o menos.

En el año 2006, el Gobierno normalizó las potencias eléctricas. Esto quiere decir que todas las comercializadoras eléctricas que operan en el mercado español ofrecen las mismas potencias divididas en tramos en función de la intensidad.

CUADRO POTENCIAS NORMALIZADAS

Potencias Monofásicas

Potencias Trifásicas

¿Mi potencia es lo que consumo?

No, pero sí tiene que ver con tus consumos. Tu potencia es el máximo que puedes llegar a consumir con varios aparatos conectados simultáneamente.

Por eso es muy importante tener contratada una potencia acorde a las necesidades del hogar. Si tienes contratada una potencia muy alta y apenas gastas electricidad, es como si estuvieras tirando el dinero. Si, al contrario, tienes contratada una potencia inferior a la que necesitas, es más que probable que te salte con frecuencia el ICP (Interruptor de Control de Potencia) interrumpiendo el suministro eléctrico, lo que se conoce coloquialmente como “salta los plomos”.

Además, según sea tu instalación eléctrica, necesitarás más o menos kilovatios. La instalación puede ser trifásica o monofásica. La más habitual en las viviendas españolas es la monofásica, esto significa que tienen una sola fase y una sola corriente alterna. Las trifásicas, como su nombre indica, se dividen en tres partes, constando de tres corrientes alternas.

Quiero cambiar mi potencia

El cliente es quien decide qué potencia desea contratar, no es algo que pueda venir impuesto desde la compañía eléctrica y puede cambiar la potencia contratada, aumentarla o disminuirla, cuando sus necesidades lo demanden. Ahora bien, es importante conocer que las empresas distribuidoras solo permiten un cambio de potencia al año.

Asimismo, tanto reducir como aumentar la potencia contratada, conlleva una serie de costes estandarizados para todas las compañías distribuidoras que se cobrarán en tu siguiente factura. Bajar la potencia, independientemente de cuánto la reduzcas, cuesta 9’04 € (+ IVA) y aparecerá como “derechos de enganche”. Si lo que quieres es aumentar la potencia, debes pagar tres conceptos “derechos de enganche” (9,04 €/intervención + IVA), “derechos de acceso” (19,70 €/kW + IVA) y “derechos de extensión” (17,37 €/kW + IVA) y se abonan por cada tramo aumentado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *